Sapos en el estomago, no solo en Izalco

A Blanca Evelyn le sacaron del estómago uñas de ratón y un sapo que tenía cuatro ojos. Una mujer le mandó a hacer el hechizo por celos, relató la hermana de la supuesta afectada, Isabel Rivera.

Ocurrió en la aldea Cuyamel, de Omoa, donde vivía Blanca Evelyn. Cierto día comenzó a sentir dolores espantosos acompañados de un intenso “chirrido de tripas”, que no parecía normal.

Había consultado varios doctores sin ningún resultado hasta que una curandera le dio una toma y fue así que vomitó aquel horrible animal, asegura Rivera, quien ahora reside en la colonia López Arellano, de Choloma.

Las historias de hechizos por envidias, celos o simplemente para amarrar a la persona amada se transmiten de boca en boca en un ambiente donde proliferan centros de toda clase de magia.

Brujería empírica
“La brujería existe en todos sus niveles, pero en nuestro medio la practican personas sin ninguna preparación y lo que hacen es engañar a la gente”, dice Maribel Terrel, propietaria de un centro naturista en Choloma.

Afirmó que el nivel más alto de la brujería es el vudú, que en nuestro medio se conoce como “pachorismo”, llamado magia negra por algunos.

Dentro de esta magia se realizan algunos rituales como el de “colocar un bicho en la barriga” de la persona a la cual se le quiere hacer mal o el del muñeco clavado con alfileres.

Dijo que hay supuestos brujos que aseguran poder operar estos maleficios utilizando el espíritu de un médico fallecido. Sin embargo, lo que hacen es pasarle un huevo con cáscara en el abdomen al afectado mientras se encuentra acostado y luego aparentan sacar el sapito, que previamente han escondido bajo la cama.

Como las cáscaras del huevo al quebrarse producen algunas pequeñas lesiones, el enfermo cree que realmente lo operaron.

Maribel asegura que en su centro no practica estos rituales por ser diabólicos, pero los conoce y sabe cómo se hacen porque son parte de su preparación como botánica naturista.

Incluso ha tenido en sus manos “El libro infernal” que usan los brujos, pero decidió quemarlo porque vio que era “muy fuerte”, especialmente en el contenido de sus páginas 38 y 69.

Lo que hace es combinar los rituales de la Iglesia católica con la medicina natural para curar diferentes enfermedades, aunque también suele usar el tarot con el fin de saber si a alguien le han hecho algún hechizo.

Su consultorio está saturado de velas de todos colores y santos hasta de la República de Corea, porque también llegan a buscar sus servicios personas de ese país oriental.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Una respuesta a “Sapos en el estomago, no solo en Izalco

  1. stephanie

    Si me preguntaba si podria mandarme su numero porfavor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s