Es una perra, un cuento de juliomartinez

Estaba mirándole desde hacía días, para mí era evidente que ella me estaba coqueteando.
Desde luego, eso pensaba, pero estaba siempre acompañada, y a veces no era solo uno, sino dos o tres varones con los que andaba acompañada, los que como guardaespaldas caminaban a su lado o tras de ella.

Yo era capaz de entender por que era así, yo que habia visto sus bellas piernas, que había admirado esos pechos, yo, que había corrido a su lado solo para verme figurando a un costado.

Yo que conocía su olor, y me admiraba cada vez que ella salía de su casa, con un porte distinguido, con un liston rosa amarrado al cuello.

Ese olor suyo, era para volverse loco, me dejaba aturdido, hasta que un día pensé que era el momento de hablarle, y solo le pude decir:
Guau!! me volteó a ver, con la baba saliendo, hasta que su ama, le dió un tirón de la correa.
Bueno, me dije, es solo una perra.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo cuentos propios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s