Banana Flambeé, un cuento de juliomartinez

Mientras el cocinaba, cosa que estaba acostumbrado a hacer, tocaron a la puerta, pensó que a saber quien diablos era, que qué es eso de andar tocando puertas a las tres de la tarde, que eso no es de gente decente. Abrió la puerta, así como estaba con la cacerola en la mano, sin camisa, despeinado y con hambre. Era la cecilia, la vecina del frente, una cipota bonita y agradable.
– Hola!!! soy, yo… ya se que estabas aquí, te ví cuando bajaste del bus.
– Si, estoy aca dentro, estoy cocinando alguito…no he almorzado y tengo hambre.. pasa adelante…

La Cecilia era un tanto remilgosa, en su casa la conocían como “la brava”, sus hermanos y hermanas la protegían, ya que era la menor de las chicas, a pesar de todo, no le hacía falta ninguna defensa, lo único que le faltaba era con quien pelearse, pero con Cesar Augusto, ella encontraba algo que le gustaba, era quiza su estilo un tanto alejado de todo, metido en otras cosas, quiza porque vivía en un mundo extraño, de donde a veces desaparecía.
Augusto sin embargo, había armado una relación con la Cecilia, un tanto dependiente, la visitaba y hablaba con ella siempre que podía.

A él, le gustaba sentarse en la ventana y verla regar las plantas, le encantaba verla sonreir, cosa que no era tan frecuente, y además le agradecía sus pláticas con su abuela. En más de una ocasion la abuela de Augusto le había dicho, “¿ y a vos no te gusta la Cecilita? tan buena, ahi se viene a estar en las tardes conmigo en la grada”

-Esta muy bicha esa bicha abuela.
Y luego se iba de nuevo a la ventana, para verla arreglando su jardin.

La Cecilia entro a la casa, como si no, y le dijo..
– ¿Me vas a dar de lo que estas cocinando?
– Esta bicha..que molesta…

– Ya está, listo, de verdad… ¿queres un poquito?
– Si me das, sí, si no me das no.

Dejame poner música… ya está. Staying Alive de los Bee Gees sonaba, horrible, pero sonaba.

– A ver, sentate acá… a mi lado.
– Umjum, ¿que has cocinado?.
– Ahh algo que lo hice porque me gusta el dulce…lleva azucar, canelita… y guineos de seda rocíados con polvo de coco rallado, y un poquito de sorbete.
– Se ve bien.
– Ya te sirvo, tomá. ojalá te gusten.

Augusto, penso en ese momento, que esa niña, a quien miraba como niña, en realidad era mas que eso.
Que era dulce y tierna, y que a pesar de sus anteojos, sus luceros se veían maravillosos. Ella pensaba que él era fácil de querer, y que su novia de él, era una pesada, que no lo merecía, y quizá tenía razón. Mas bien eso era seguro.

– Esto tiene buen sabor.
– Si verdad, cuando los preparé, estaba pensando en vos.
– ¿Por que? ¿por la canela?
– No por lo dulcito, ¿Me dejas quitarte los anteojos?
– Sí

En ese momento Augustó pensó que ella tenía los ojos mas bellos del planeta, que el cielo estaba falto de dos estrellas y que ese brillo era celestial.

Cecilia le dijo, “¿que me miras tanto?” mientras cerraba los ojos, esperando que él se decidiera.

El ya no dijo nada, solo acercó sus labios a los de ella, ella se dejó besar, mientras pensaba “no pensé que hoy me iba a suceder” Recordó que lo miraba pasar por las tardes, y suspiraba por ese muchacho despeinado, de pantalones estrechos y con extraña forma de caminar.

El, soñó el paraíso en un instante. Quitó sus labios de los de ella.
Tomó su cuchara, corto un pedazo de banana de su plato, y le dió a probar. Ella murmuró…”que rico, ¿que es?”

– banana flambeé, se come después de un beso, para seguir sintiendo el dulzor de los labios.
– ¿Puedes darme otro?
– Y se lo dió, esta vez sus labios no se despegaron, si no cinco minutos después.

El tiempo pasó, la Cecilita y Augusto dejaron de verse, pasaron muchos años, cada uno con su vida, sin embargo… él piensa que ella sigue igual de bonita y ella cree que Augusto es mas interesante que antes. Ella sigue cerrando los ojos, esperando sus labios y él, sigue soñando el paraíso.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo cuentos propios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s